8 de diciembre de 2017

Manifiesto incierto 2

Manifiesto incierto 2. Fréderic Pajak. Errata Naturae, 2017
Traducción de Regina López Muñoz
"Manifeste incertain" es un proyecto de largo recorrido que el escritor y dibujante francés de ascendencia polaca Frédéric Pajak comenzó en 2012 con la primera entrega, y que consiste, hasta la fecha, en seis volúmenes que combinan dibujo -monocromo, sobrio y conciso a la vez que detallado y fértil en significación-  y texto; no se trata de un cómic ni de la versión francesa, la bande dessinée, ni de un libro ilustrado, sino de un híbrido en el que ambos lenguajes se combinan reflejándose mutuamente. La editorial Errata Naturae, responsable del primer volumen, publica la segunda entrega (Manifeste incertain. Tome 2, 2013) del proyecto.

Pajak, siguiendo con el foco centrado en Walter Benjamin y, con un prólogo ubicado en Venecia, la ciudad donde el griterío impide la comunicación -Venecia es una puta arrugada y desdentada con el color de los labios corrido que pide una cantidad irrazonable para llevarte a una sala decrépita de un palazzo en ruinas-, reproduce la relación de éste con París, donde todo es silencio -París, en cambio, es una joven y vistosa meretriz que te atraca en cuanto desciendes del tren- y con algunos de los personajes contemporáneos que poblaban la capital y que, incidiendo o no en su vida, conformaron una determinada configuración política y cultural a la capital.

El 9 de mayo de 1913, un año antes del inicio de la IGM, Walter Benjamin llega a París y queda deslumbrado por la vitalidad de la ciudad; en 1926, en el período de entreguerras, llega Ludwig Hohl, que se enamora de Les Halles, el mercado central de abastos, con la misma intensidad que aborrece La Villette, el matadero de París. Ese mismo año, Benjamin regresa y se apercibe de que la ciudad que le recibió como una puta le recoge ahora como una madre. André Breton, un hombre ya célebre,  merodea también por la capital y conoce a Nadja, la personificación de la mujer surrealista, a la que seduce y abandona; una historia de amor para ella, un episodio literario para él.

Mientras tanto, Benjamin deambula a la busca de un lenguaje propio porque ni el marxismo ni el surrealismo le alcanzan para sus propósitos. El filósofo se sumerge en el siglo XIX para comprender el XX; él está dando a París mucho más de lo que va a recibir: los más de doce años de dedicación, aunque no con exclusividad, a la redacción del Libro de los Pasajes. A medida que avanza la década de 1930 su situación personal se va tornando más precaria y la desazón en la que se instala acaba afectando gravemente a su obra. 

Pajak dibuja el siglo XXI con la misma intención, comprender un siglo nefasto, seguramente el peor de la historia, en otra entrega memorable de un proyecto extraordinario.

Calificación: ****/*****

Otros recursos relativos al proyecto en este blog:
Notas de Lectura de Manifiesto incierto 1
Publicar un comentario