31 de marzo de 2017

Los últimos días de Nueva Paris

Los últimos días de Nueva París. China Miéville. Ediciones B, 2017
Traducción de Silvia Schettin. Corrección de Antonio Torrubia
"El surrealismo viene a por todos."
París, 1950. La capital sigue ocupada por los nazis y la Resistencia sostiene la contienda con estratagemas de guerrilla urbana de modo que ninguno de ambos bandos consigue inclinar definitivamente la balanza a su favor; sin embargo, no son los únicos participantes en el conflicto: los nazis han logrado convocar a las fuerzas del Infierno -un infierno particular, es cierto- e inclinarlas, aunque relativamente, en su ayuda; la Resistencia, por su parte, cuenta como aliadas unas extrañas criaturas cuyo origen hay que buscar en...

París, 1941. En pleno auge del Surrealismo, un individuo consigue encerrar en una misteriosa caja las manifestaciones de los sueños y desvaríos conscientes de los principales representantes de esa corriente estética, junto con los del Simbolismo y el Decadentismo, sus antecedentes; un descuido propiciado por un incidente en Les Deux Magots hace que la caja explote y, en forma de Bomba S, libere a todas las criaturas que tenía recluidas, que cobran vida y, bajo el apelativo de manif, las manifestaciones de los sueños de la partida de Breton, toman partido por una facción de la Resistencia compuesta por partisanos, los agentes surrealista de las stay-behind, los soldados del inconsciente.

Los últimos días de Nueva París (The Last Days of New Paris, 2016), sigue las peripecias de Thibaut, un miembro de la Resistencia, al que acompañan Sam, una espía de oscuras intenciones, y una de las criaturas que libró la Bomba S, un "cadáver exquisito"; su misión, aparte de sobrevivir, es impedir la llegada de Fall Rot, la amenaza que esgrimen los nazis para acabar definitivamente y a su favor con la contienda.

Los guiños a la historia de la literatura francesa de la primera mitad del siglo XX constituyen el armazón sobre el que Miéville -autor al que no había leído nunca- construye una novela a medio camino entre la ciencia-ficción y la fantasía weird que demuestra, una vez más, que la literatura de evasión puede realizarse con planteamientos inteligentes y que sus resultados pueden ser más que aceptables. En todo caso, Miéville consigue desarrollar una trama, basada en uno de los referentes culturales más influyentes del pasado siglo, y lo hace con verosimilitud, exigencia y rigor, siempre en busca de las huellas del azar objetivo.

Calificación: ****/*****

P.S.: La novela ha sido publicada bajo el sello Nova, una colección-Guadiana de la que los aficionados a la SF hemos entresacado grandes placeres lectores; ojalá la publicación reciente de títulos como El problema de los tres cuerpos y varias obras de China Miéville -esta Los últimos días de Nueva París y La Estación de la Calle Perdido el primer volumen de la Trilogía Bas-Lag- motive a los editores a reactivarla como los lectores nos merecemos.
Publicar un comentario