3 de abril de 2010

Contrapunto XLVII

El máximo grado de urbanidad que estoy dispuesto a exigirme es la indiferencia.
Publicar un comentario