26 de mayo de 2009

Contrapunto XXXVI

Qué poco respeto me merece aquél que basa su fascinación en la anomalía.
Publicar un comentario