5 de septiembre de 2008

Contrapunto XVIII

La concupiscencia no tiene ningún sentido si no lleva adosado el irremediable sello de la perdición.
Publicar un comentario