15 de enero de 2018

Pórtico

Pórtico. Frederich Pohl. Ediciones B, 2017
Traducción de Pilar Giralt y María Teresa Segur
Cualquier intento de repaso de la literatura de ciencia-ficción producida en el último medio siglo, al menos en el ámbito occidental, debería incluir Pórtico (Gateway, 1977), un título imprescindible y completamente actual a pesar de los cincuenta años transcurridos desde su primera publicación; las referencias a la antigua civilización de los Heechee dio lugar a una de las series más exitosas e innovadoras de la literatura de anticipación, pero Pórtico, la primera secuencia -y, originalmente, independiente- de la serie, es una novela perfectamente cerrada y autosuficiente y uno de los hitos del género.

La acción de Pórtico se desarrolla en dos escenarios interrelacionados. En un pasado que se adivina reciente, Robinette Broadhead, un minero sin futuro, consigue, gracias a un premio de lotería, viajar a Pórtico, un asteroide en el que los Heechee, una civilización técnicamente avanzada, dejaron, en un pasado remoto, una serie de naves capaces de viajar a velocidades superiores a la luz e instrumentos evolucionados, la mayoría de ellos de valor y utilidad desconocidos y carentes de las instrucciones precisas. La Corporación, una empresa multinacional, explota Pórtico y contrata a los Prospectores para que viajen con las naves y se ocupen en hallar restos que puedan ser útiles; después de muchas dudas, Rob se asocia a una expedición tremendamente arriesgada. El otro escenario es la consulta de Sigfrid von Shrink, un psicoanalista cibernético, a cuya psicoterapia acude Rob y en cuyas sesiones, además de pasar revista, no demasiado airosa, a todos los tópicos freudianos, debe superar su sentimiento de culpabilidad por una acción terrible que cometió en la que fue su última expedición.

Lejos de las space operas y de la ciencia-ficción hard, Pohl introduce, en un cóctel armado a la perfección, el humor y la ambición para dar lugar a una de las más grandes novelas del género que he tenido la oportunidad de leer. Imprescindible para los aficionados, muy recomendable para los lectores en general.

Calificación: *****/*****
Publicar un comentario