4 de agosto de 2014

Contrapunto XCVIII

No necesito que la sociedad me dicte prohibiciones, ya me las estableceré yo mismo: nadie conoce mejor que yo las características de las transgresiones que puedo cometer y, además, no se debe prohibir lo mismo a todo el mundo; las prohibiciones, de ser necesarias, deberían ser a la carta.
Publicar un comentario