10 de septiembre de 2012

Contrapunto LXXXII

Mi intransigencia con respecto a los que pretenden ayudarme sin que yo se lo haya pedido no es un signo de autosuficiencia, es indiferencia.
Publicar un comentario