20 de agosto de 2012

Contrapunto LXXXI

El hecho de no sentir compasión por nadie me provoca una inmensa sensación de placidez: mantengo mi dignidad y respeto la de los demás.
Publicar un comentario