20 de junio de 2012

Contrapunto LXXVII

Me repugna la adulación, incluso la de aquellos en quienes despierto miedo.
Publicar un comentario