4 de agosto de 2011

Contrapunto LXVII

Espero no poder jactarme jamás de no haber sido nunca despreciado.
Publicar un comentario