20 de junio de 2011

Contrapunto LXIII

Hazte valer. Y si no eres aceptado, considéralo antes una deficiencia de los demás que una carencia propia.
Publicar un comentario