24 de abril de 2011

Contrapunto LIX

Me repugnan infinitamente más los falsos amigos que los enemigos verdaderos.
Publicar un comentario