9 de diciembre de 2010

Contrapunto LVII

Un imbécil puede provocarme miedo, pero nunca me impondrá respeto.
Publicar un comentario