9 de junio de 2009

Contrapunto XXXVII

Prefiero tener que enfrentarme a un enemigo fuerte que a uno débil porque esa debilidad, que puede constituir su verdadera fuerza, es más fácil que pueda confundirse con que sea inofensivo, y en este hecho puede radicar la mayor amenaza.
Publicar un comentario