20 de enero de 2009

Contrapunto XXIX

Siento una extraña satisfacción cuando provoco la incredulidad de los demás. Más todavía si esa incredulidad se refiere a mis aseveraciones.
Publicar un comentario