30 de septiembre de 2016

Gestarescala

Gestarescala. Philip K. Dick. Ediciones Cátedra, 2016
Edición  traducción de Julián Díez
"Nuestra sociedad tiene una forma de gobierno perfecta. Todo el mundo acaba por quedar fuera de juego."
Intentar, a estas alturas, aportar algo nuevo relativo a la contribución de Philip K. Dick a la literatura de ciencia-ficción desde el punto de vista de simple lector es una tarea tal inútil en sí misma como inalcanzable para quien escribe estas Notas de Lectura. 

Perteneciente a la etapa más mística del autor -su adicción a los psicofármacos y su admiración por la "psicología profunda", esa que no es psicología ni, mucho menos, profunda, es decir, los desvaríos de Jung y sus secuaces, transpiran por sus páginas- , Gestarescala (Galactic Pot-Healer, 1969) es uno de los libros más herméticos, empezando por el polisémico e intraducible título, y, por tanto, más "interpretables" de Dick, una epopeya de viaje a otro planeta pero también un roman à clef en el que cada suceso y cada intervención de los protagonistas, incluido el mero reparto de personajes, puede ser leído mediante un abanico de posibilidades semánticas tan amplio que debería hablarse, propiamente, de varias novelas dentro de una misma novela.

Por encima de sus carencias estilísticas -a diferencia de la mayoría de su literatura breve, algunas de las novelas de Dick adolecen de una falta de compromiso entre su argumento y su plasmación escrita-, de la ambigüedad de su planteamiento, de una trama errática y fraccionada y de la debilidad de sus personajes, Gestarescala es una fiesta en la que PKD demuestra una vez más que su literatura es el sustituto más saludable, aunque igualmente adictivo, de cualquier tipo de sustancia alteradora de la conciencia.

Calificación: ***/*****
Publicar un comentario