10 de mayo de 2012

Contrapunto LXXV

Estoy tan en paz con mis imperfecciones que sólo me afectan los halagos.
Publicar un comentario