18 de julio de 2011

Contrapunto LXVI

Nunca deberíamos confiar en aquellos que están dispuestos a querernos sin comprendernos.
Publicar un comentario