30 de septiembre de 2010

Contrapunto LII

No me gusta el gesto de arrodillarse: se parece demasiado al de no poder soportar de pie el peso de la ignorancia.

Publicar un comentario