22 de octubre de 2008

Contrapunto XXIII

La mejor medicina contra la dispersión espiritual es la concreción material.
Publicar un comentario