28 de abril de 2008

Contrapunto IV

Conviene distinguir lo complejo de lo complicado. Igual que lo sencillo de lo simple.
Publicar un comentario