31 de julio de 2008

El pecado original

El castigo supremo no es la muerte, sino la renuncia al razonamiento. Qué habilidad la de Dios obligándonos a escoger ante el árbol del centro del paraíso, y qué astuta Eva con su elección.

30 de julio de 2008

Contrapunto XV

Mi escepticismo me hace desconfiar, por sistema y en principio, de cualquier idea nueva; y mi individualismo, de las aglomeraciones. Se entenderá fácilmente, pues, que el peor escenario que se puede presentar a mi capacidad de confianza sea el de las nuevas ideas que son suscritas por muchedumbres.

29 de julio de 2008

La humanidad

El concepto “humanidad” es un constructo teórico al que las ideologías socializantes han otorgado el estatuto de realidad. No existen, objetivamente, tantos puntos en común entre los hombres como para poder englobarlos en un concepto colectivizante y falsamente homogeneizador.
Sí existe, en cambio, el ser humano; pero este es un concepto con tal carga individualista que aquellas ideologías lo considerarán siempre como el enemigo a batir.

26 de julio de 2008

Los itinerarios

El ansia de conocimiento puede ser un peregrinaje infinito a través de un itinerario indefinido. A ese desesperanzado peregrinaje se le llama conocimiento racional. O un peregrinaje alucinado a través de un itinerario absurdo. Este también tiene nombre: se le llama superstición.

25 de julio de 2008

La indulgencia

Me pregunto por qué se ha convertido en un lugar común la aseveración de que todas las personas -en su versión radical, incluso todos los seres- merecen nuestro respeto.
¿Qué complejo de culpa arrastramos con respecto a nuestros límites para considerar que nuestro grado de indulgencia es el reflejo de nuestro grado de humanidad? ¿Es indulgente la inteligencia? ¿Y la naturaleza? Y la propia vida, ¿podríamos calificarla de indulgente?
¿De veras es beneficiosa para el otro esa indulgencia injustificada? ¿O tal vez la mostramos únicamente para reclamar la misma indulgencia hacia nosotros?
¿Por qué tenemos la tendencia a ser más indulgentes con las personas que no conocemos que los que nos son más próximos? ¿Tal vez porque sus errores nos pueden afectar sólo muy tangencialmente?
¿Por qué, en definitiva, más con las personas que con los personajes?

24 de julio de 2008

La buena ingestión

El ser humano tiene la extraña tendencia a observar, controlar y analizar sus deposiciones, y olvida someter al mismo riguroso examen todo lo que ingiere.

23 de julio de 2008

22 de julio de 2008

El silencio

En tiempos de ruido ininterrumpido y palabrería vacía, el silencio adquiere un valor inestimable.

21 de julio de 2008

19 de julio de 2008

La renuncia

Toda consecución lleva implícita una renuncia, y este es un hecho que trasciende el poso de nuestra educación judeocristiana para concretarse en una pura cuestión de capacidad. La vida no es, pues, más que una interminable sucesión de cargas y descargas y, en función de nuestro afán, un conjunto de vistazos sobre cosas que deseamos cuando carecemos de ellas y que desechamos una vez conseguidas para hacer lugar a otras nuevas.

18 de julio de 2008

La volatilidad

Si, por necesidad o por elección, decides aferrarte a algo, hazlo en función de tu intención de no soltarte, pero nunca justificándote en la seguridad del anclaje. Mediante tu constancia, puedes hacer que una cosa sea durarera, pero jamás conseguirás que sea definitiva.

17 de julio de 2008

La búsqueda

De la misma manera que me parece sospechoso cualquier individuo que afirme que posee la razón, siento una simpatía que no puedo remediar hacia aquellos que luchan hasta la desesperación con la intención de tratar de alcanzarla.

16 de julio de 2008

La propagación del óxido

Si te dejas llevar por el abrazo tranquilizador, empático, amigable de la soledad, que sea un decisión consciente. Ten presente que ella trabaja de manera silenciosa, como el óxido, y que una vez que ha empezado su invasión no tiene vuelta atrás.

13 de julio de 2008

12 de julio de 2008

El riesgo

El fantasma del fanatismo acecha a aquellos individuos que necesitan una voz que les guíe a través de la existencia y que les otorgue "principios sólidos" a los que encomendarse. Deberíamos ser capaces de vivir en los intersticios de los conceptos, donde sólo está definido lo real y sensible, y donde se cohabita con la imprecisión y la duda, porque cada vez que transformamos una vaguedad en una precisión corremos el riesgo de caer en un dogma.

11 de julio de 2008

Contrapunto XIII

Espero no tener resueltas nunca todas mis dudas. No entiendo la vida sino como una exploración perpetua en la que cada pregunta se ramifica indefinidamente en otras preguntas, y éstas en otras, hasta formar un entramado impenetrable que, no obstante, otorga existencia al árbol.

10 de julio de 2008

La comprensión

El espiritualismo es la materialización, desde la ingenuidad más torpe y la dimisión intelectual más deplorable, de la impotencia de concebirse a sí mismo como ser humano.

9 de julio de 2008

La definición

Mis enemigos me definen mejor que mis amigos. Mis antipatías, mejor que mis simpatías. Mis carencias, mejor que mis cualidades. Mis hastíos, mejor que mis gustos.

8 de julio de 2008

El gregarismo

El número de afiliaciones nunca puede ser un citerio de valoración, ni siquiera tiene ningún significado en términos cuantitativos. La masa es, por definición, estúpida.

7 de julio de 2008

La autoindulgencia

Desconfía de quien hace alarde de sus debilidades: está enumerando todo lo que es capaz de perdonarse.

5 de julio de 2008

Las vías divergentes

No es ningún consuelo que, según la geometría euclidiana, dos líneas paralelas se encuentren en el infinito; ni siquiera la moderna teoría cuántica, a pesar de ser un paradigma del detalle, ahonde mucho más en ese sentido. En muchos casos, la intencionalidad no tiene ningún efecto, por mucha voluntad schopenhaueriana o nietzscheriana que pongamos.
La vida, por ejemplo, sería uno de los casos en que la intencionalidad no afecta a su recorrido, y sea cual sea nuestra voluntad, lo único que está a nuestro alcance es observar cómo continúa incansable, inexorable, insistentemente, mientras que el destino que habíamos previsto se niega a cumplirse.

4 de julio de 2008

La justicia humana

La proporcionalidad es un concepto extraño en todo cuanto hace referencia a la historia de la humanidad. El hecho de que, efectivamente, quienes cuenten la historia, tanto si son los vencedores como los perdedores, nunca sean objetivos, hace que todas las interpretaciones sean posibles; el historicismo sería el paradigma de este sesgo.

No obstante la dificultad de conseguir una mirada objetiva, hay algunos extremos sospechosos que tal vez podrían ser a la vez motivos de reflexión y vacunas contra la manipulación de los ideólogos; por ejemplo, no es difícil darse cuenta de que el número de verdugos acostumbra a superar al de las víctimas y el de los castigos al de los crímenes.

3 de julio de 2008

Contrapunto XI

La capacidad humana de autoengaño es infinita; a menudo actúa incluso a nivel lingüístico, confundiendo términos para adecuarlos a los significados que estamos dispuestos a asumir para cada concepto. "Felicidad" sería un ejemplo paradigmático de polisemia dirigida, e "ilusión" de polisemia intencional; el hecho que "estupidez" y "alienación", respectivamente, puedan llegar a confundirse con los ejemplos mencionados no preocupa al automentiroso ni al personaje instalado en el mundo autorreferencial de las apariencias.

2 de julio de 2008

El objetivo

Dada la imposibilidad efectiva de conocer todo aquello que nos concierne directamente como individuos, en definitiva, todo lo que nos es externo, la única indagación fructífera es aquella que bucea en nosotros mismos como único objeto perceptible y como único sujeto relevante.

1 de julio de 2008

La utilidad

Raramente nuestras conductas permiten ser tabuladas por separado, y eso que llamamos "conducta" no es más que la adición y sustracción de pequeños e irrelevantes elementos sucesivos, contaminados por grandilocuentes formulaciones programáticas que no acostumbran a poseer un sustrato real. Alcanzado este conocimiento, la duda existencial se muestra en la hipotética efectividad de llevar a cabo conductas que, aunque productivas tomadas por separado, en conjunto tienen un resultado de cero.