12 de diciembre de 2016

Comparación

Es sorprendente la práctica unanimidad, tanto por parte de la crítica como del público, en la valoración del arte antiguo, digamos, hasta el siglo XIX. Pero no es menos extraño el desacuerdo ante el arte contemporáneo, y más cuando las razones por las que se ensalza o se descalifica son sospechosamente semejantes.
Publicar un comentario