22 de febrero de 2016

Sin retorno

A partir de un cierto grado de decadencia, ya no hay lugar para la esperanza.
Publicar un comentario