25 de enero de 2016

Inocentes

No es culpa de las palabras el abuso que se ha hecho de ellas hasta volverlas irreconocibles.
Publicar un comentario