16 de diciembre de 2015

Contrapartida

El placer, ¿hay que buscarlo siempre, o podemos esperar pasivamente que nos encuentre a nosotros? ¿Cambiaría nuestra valoración si pudiera conseguirse sin esfuerzo? ¿Qué responsabilidad tiene la filosofía del resentimiento en nuestra forma de valorar las recompensas?
Publicar un comentario