22 de noviembre de 2015

Silencio

La música barroca es cronológicamente la primera en la que los silencios no son solamente ausencia de sonido sino que forman parte de la partitura y poseen un intencionado carácter musical: constituyen un instante de reposo, un soupir imprescindible más allá de la pausa puramente temporal para que la conciencia del oyente pueda asimilar la información que le ha comunicado el fragmento anterior.
Publicar un comentario