24 de septiembre de 2015

Expectativas

La literatura no debe, necesariamente, concederte nada; puede limitarse a prometértelo. La diferencia entre la buena y la mala literatura es que aquélla es creíble cuando te promete algo, mientras que ésta no.
Publicar un comentario