12 de agosto de 2015

Fahrenheit 451

No deja de ser un consuelo que los regímenes totalitarios insistan en quemar libros: es la señal de que reconocen el poder de la palabra escrita, de que la temen; y es en este temor donde debe fundarse la esperanza de su caída.
Publicar un comentario