6 de agosto de 2015

Catálogos

El peor efecto de los libros denominados de autoayuda -y, en su versión clínica y supuestamente científica, las sucesivas ediciones del DSM- no es su absoluta inutilidad, sino la perversión de inventar transtornos para los que se precisarán nuevas terapias.
Publicar un comentario