22 de julio de 2015

Numerus clausus

El número de errores que podemos cometer, con ser ingente, es finito. Así que no nos queda más remedio que repetirlos.
Publicar un comentario