10 de mayo de 2015

Equilibrio

La supervivencia de cualquier religión descansa en el equilibro entre dos agentes: los fieles, individuos de baja extracción cultural que necesitan un objetivo común compartido con otros sujetos afines; y las elites, individuos de nivel cultural y social más elevado, que buscan en la religión la compensación por unas expectativas sociales, culturales y políticas no cumplidas.
Publicar un comentario