4 de mayo de 2015

El relato

Un hecho luctuoso, una muerte, por ejemplo, no es intrínsicamente triste; lo que le da esa cualidad es el retrato que hacemos nosotros del hecho dependiendo del grado de implicación con el fallecido, nuestra simpatía o antipatía, o la conexión emocional que nos ligaba a él.
Publicar un comentario