28 de marzo de 2015

Artes y oficios

El oficio de profeta es muy prestigioso, sin duda, pero el verdaderamente productivo es el de intérprete de profecías: elude la posibilidad de equivocación y reformula la profecía para que pueda ser manipulada a conveniencia. Para ejemplos, véanse los textos de los profetas del Antiguo Testamento y los libros del Nuevo.
Publicar un comentario