22 de febrero de 2015

Pendular

Hubo un tiempo en que los intelectuales eran respetados por saber lo que nadie sabía. Tras el renacimiento de la superstición, es esa misma razón la que los hace indeseables.
Publicar un comentario