6 de febrero de 2015

Integridades

La irreverencia es tan imprescindible para la integridad mental como lo es la salud para la física.
Publicar un comentario