4 de enero de 2015

Por merecimiento

Que no nos falte nunca un enemigo digno, que merezca nuestra belicosidad.
Publicar un comentario