24 de enero de 2015

La imagen

De niños, no nos asusta la muerte sino los muertos. De adultos, en cambio, nos asusta la muerte pero no los muertos.
Publicar un comentario