6 de noviembre de 2014

Minusvalías

Igual de temibles son los adversarios sordos, aquellos cuyo discurso les impide escuchar razones, como los seguidores mudos, que, por falta de discurso propio, se limitan a reproducir el que les es conocido.
Publicar un comentario