4 de noviembre de 2014

Envidia

Parece increíble que los individuos que han renunciado a la inteligencia no sólo censuren a los que hacen uso de ella, sino que incluso sean incapaces de percibir su carencia.
Publicar un comentario