8 de noviembre de 2014

Blanco móvil

Es tanta la variabilidad de nuestros deseos que si siempre nos convirtiéramos en aquello que desearíamos ser nuestra identidad sería imposible de fijar, y no seríamos capaces de reconocernos ni relacionarnos con nosotros mismos.
Publicar un comentario