20 de octubre de 2014

Sin remedio

Si fuera cierta la predestinación, ¿qué substituiría al increíble atractivo del azar?
Publicar un comentario