4 de octubre de 2014

Semiológico

A menudo no son las desgracias ajenas lo que nos mueve a compasión, sino la manera en que se nos relatan.
Publicar un comentario