8 de octubre de 2014

No es posible

A menudo, la religiosidad de los adeptos no procede tanto de un defecto en su capacidad de raciocinio, que también, como de tener un concepto erróneo de lo que es verosímil y de lo que no lo es, es decir, del punto en el que sitúan el umbral de verosimilitud.
Publicar un comentario