10 de septiembre de 2014

La localización

Es cierto que traer al adversario al propio terreno es favorable para el atacante, pero la ventaja es solamente de carácter psicológico y actúa sobre uno mismo, careciendo de efecto sobre el contrario. Llevar el ataque al terreno del adversario, en cambio, amedrenta al oponente que se ve de este modo invadido y psicológicamente disminuido.
Publicar un comentario