12 de septiembre de 2014

En función del número

La misma estupidez se puede cometer dentro de un grupo reducido de individuos, en una familia, por ejemplo, que en una gran nación, o en un continente; el hecho diferencial es de índole cuantitativa, ya que al aumento aritmético del número de individuos seguirá el aumento geométrico del número de estupideces, pero su cualidad no se verá afectada. Tampoco la afectará el entorno en la que tenga lugar; por ejemplo, en una dictadura o en una democracia. En el primer caso, es probable que las estupideces afecten, alevosamente, a más individuos y que éstos vean mermadas sus capacidades para evitar sus efectos pero, cualitativamente, en lo que respecta a la estupidez propiamente dicha y a la capacidad para generarla, no existe ninguna diferencia.
Publicar un comentario