6 de julio de 2014

Al contado

Mejor pagar nuestros errores inmediatamente, para que no queden cuentas pendientes, pero también para que no devenguen intereses que acrecienten la deuda hasta importes a los que no podamos hacer frente.
Publicar un comentario