28 de junio de 2014

Refracción

El palurdo desechará aquello que no comprende con un "embrollado"; ante la misma situación, el pretencioso lo rechazará por "superficial". En estos casos, sólo la actitud del primero es susceptible de redención.
Publicar un comentario