4 de junio de 2014

La viga

¡Con qué facilidad asumimos en nosotros esos defectos que no perdonamos en los demás!
Publicar un comentario